Meteo – La lógica de la magia de Maurer

miércoles 18 agosto, 2021

From issue: Cross Country en Español 61 – Septiembre 2021

En este número me pidieron intentar descifrar por qué, con la misma previsión que los demás, Chrigel Maurer decidió tomar una ruta tan diferente el octavo día de la Red Bull X-Alps. Mientras que escogió una ruta por el norte, los demás competidores escogieron una por el sur. Fue un factor decisivo en la carrera: al final del día, Chrigel le había sacado una ventaja de 150km a los competidores más cercanos. Tres estaban empatados virtualmente apenas 24 horas antes. 

Para entenderlo, tuve que hablar con Chrigel. Tuve el honor de hablar con el por teléfono y respondió mis preguntas con paciencia y con tanto detalle que pude imaginar estar en este vuelo histórico. 

Al final, creo que gran parte del éxito de Chrigel en este vuelo, y su decisión inicial de tomar esta ruta, provinieron de un escepticismo sano en las previsiones y de las previsiones que hace gracias a la observación y a la información en tiempo real. Su enfoque paso a paso y su perseverancia impresionante rindieron sus frutos. 

Chrigel, en tus entrevistas durante la carrera mencionaste que fue difícil escoger la ruta hacia el norte porque la previsión decía que ambos lados de los Alpes funcionarían. Resultó ser que el sur tenía más humedad y estuvo más nublado. ¿Tenías esta información acerca de la mayor humedad en el lado sur o decidiste en la mañana seguir al norte?

Para ser sincero, no estaba conforme con la previsión al principio de la carrera. Siempre era errónea, así que la usé cada vez menos. Me despertaba, miraba el cielo y hacía lo que sentía. 

Cuando le dimos la vuelta al Mont Blanc el sábado estaba buscando la ruta sur porque quería ir directo. Cuando volamos, las condiciones estaban buenas con techos altos, buen viento de cola, pero al sur estaba más nublado, más sombreado y el techo estaba más bajo. 

Me tomé un rato para revisar la previsión para el domingo en Meteo Blue (meteoblue.com). Mostraba más nubes al sur, más humedad. Mostraba viento sur, pero no demasiado diferencial de presión por los Alpes, por lo que no había demasiado foehn en el norte. Así que decidí volar hacia el norte, por Valais. 

A final del día cuando iba caminando, recibí una información que había un collado que tenía una nube que venía del sur todo el día, así que había más humedad de lo esperado. Este indicio reafirmó mi decisión de ir al norte. También sé que de Fiesch a Furka Pass funciona más temprano que del lado italiano, así que pude volar por esta zona temprano mientras el techo subía y después girar al sur hacia Piz Palü. 

Por último, si el norte no funciona es más fácil ir al sur que hacer lo contrario.

¿Tienes una copia del boletín meteorológico que recibiste la mañana del 27 de junio que podrías compartir? 

No, en realidad reviso páginas básicas como Meteo Blue y Windy.com. En una carrera de aventura, hay que lidiar con el clima no con las previsiones. Windy es bueno para la velocidad y dirección del viento a diferente altura. Además, nunca revisé el foehn. Voy paso a paso y si las condiciones se tornan peligrosas, busco un aterrizaje y camino.

¿Por qué crees que nadie más fue al norte?

Quizás les asustaba la previsión con foehn y pensaban que era más seguro por el sur. Pero quizás pensaron también que se volaría mejor en el sur. También, puede que hayan tomado esta decisión de forma apresurada porque estaban tratando de avanzar rápido. En la mañana vimos que no íbamos por la misma ruta pero no había tiempo para ir por la otra.

Mencionaste que la primera parte del vuelo, dirección a Chur, pasó rápido. Aparte del viento fuerte en altura, ¿hubo algo más que te preocupaba o ya habías determinado que no era foehn?

El día empezó con viento de cola y me crucé con tres pilotos que iban viento en contra, dirección a Fiesch. Sabía que estaba en el mejor lugar para ese día. Se me olvidó el cable para cargar el Flymaster, que estaba casi descargado por un problema de carga la noche anterior, así que tuve que aterrizar en Furka Pass. Ya había viento sur fuerte en el Gotthard Pass. Después, dirección Chur, había viento sur fuerte, por lo que fue más difícil. Activé el pase nocturno para que en caso de que me quedara atascado en el norte, pudiera caminar hacia el sur para volver a una buena ruta.

Hablas de haber visto el diferencial de ráfagas, la diferencia entre la velocidad de viento promedio y las ráfagas, en busca de indicios de posible foehn. ¿Lo haces en tiempo real durante el vuelo? ¿Revisas las estaciones meteorológicas por teléfono en vuelo o es tu equipo el que te envía la información?

Generalmente tengo buena cobertura de celular en los Alpes, así que reviso el viento yo mismo. La mayoría de los vuelos no reviso el viento porque si hay viento en el valle, no es problema para mí porque me mantengo alto. 

El domingo, revisé el viento con frecuencia porque no estaba seguro si era solo viento o foehn. En los valles, había ráfagas de viento de 30km/h y las estaciones más altas mostraban ráfagas de 50-55km/h. Esto me indicó en realidad no era foehn lo que bajaba. 

Había viento fuerte a alturas intermedias a partir de 2000-3400m. Por debajo de 2000m no era tan fuerte, quizás unos 30km/h y por encima de los 3400m puede haber sido unos 20-25km/h.

Durante la carrera, comentaste que fue difícil avanzar viento en contra hasta Piz Palü. Necesitaste térmicas fuertes, techo alto, mucho tiempo, “y algunos trucos”. ¿Podrías explicarnos más estos trucos? 

En la tarde, las térmicas eran más fuertes y el techo subió de 3200m a 3900m. En el punto más alto, había menos viento de sur por lo que era más fácil volar hacia el sur, así que esta fue la clave del éxito, mantenerse muy alto. 

Cuando hay viento muy fuerte, hay algunos lugares donde las montañas lo bloquean y es más fácil volar viento en contra pero también lo bloquean las térmicas. Las térmicas fuertes que vienen por debajo crean un sotavento. Sin embargo, sigue siendo muy difícil encontrar buenas líneas.

Ese día, en los canales de viento, había más de 50km/h de viento y no había forma de volar viento en contra sin usar el sotavento. Tuve que pelear mucho yendo a la izquierda, derecha, hacia adelante y hacia atrás. Cada día es diferente y con viento tan fuerte hace falta térmicas fuertes para poder volar contra el viento.

La otra dificultad para intentar llegar a Piz Palü fue el espacio aéreo de Samedan que tuve que sobrevolar a más de 3050m pero por debajo de otro espacio aéreo a 3900m. Fue un momento tenso – si entraba en una descendencia fuerte no podría darme la vuelta y corría el riesgo de que me penalizaran o descalificaran. 

Cuando vi que podía pasarlo a 300m, decidí ir porque la otra opción era aterrizar y caminar, pero el día estaba excelente. En el último kilómetro, había viento de frente fuerte y descendencias porque estaba en la zona debajo de 3400m. Tuve planeo de 4:1 durante tres minutos y pasé por la parte superior del espacio aéreo a apenas 120m, por lo que fueron tres minutos muy tensos. Fue un riesgo deportivo que valió la pena. 

El resto del vuelo hacia Piz Palü fue por el sotavento con térmicas fuertes y viento suave.

Mencionaste la descendencia fuerte después de haber cruzado la cresta en Stelvio. ¿Recuerdas la altura que tenías sobre la cresta cuando decidiste lanzarte hacia el sotavento? ¿Cuánto viento había sobre la cresta antes de lanzarte? 

El problema es que el viento no era tan fuerte, unos 15km/h quizás y no pude remontar alto sobre la cresta, apenas 50m u 80m. Sabía que perdería altura en el sotavento, pero no esperaba que fuera tan fuerte. La descendencia fue empeorando de forma progresiva. ¡Revisé el vario y decía -8m/s y tuve un frontal! El relieve era empinado por lo que no fue un problema, pero fue una experiencia alocada.

Una vez que cruzaste la peor parte de la descendencia y remontaste, volaste por las caras norte y después aterrizaste al este de Colsano. ¿Esas caras norte estaban relativamente protegidas del viento sur o había zonas con más descendencia fuerte ocasionada por el viento sur en altura? ¿Cómo estaba el viento donde aterrizaste?

Las térmicas eran suaves porque era a final del día, pero el problema era la brisa de valle de 40km/h que llegaba hasta 2500m. El fondo del valle estaba a 500m, así que estuve atascado durante 2000m con viento de 40km/h. Durante esos dos kilómetros verticales apenas avancé 5km hacia mi objetivo y a veces bajaba a -5 y -6m/s. Ojalá hubiera tenido un planeador porque estaba atrapado en este viento fuerte. Al fondo no había casi aterrizajes, pero en el valle no había casi viento, así que aterricé bastante cómodo.

¡Qué vuelo! Suena impresionante. Felicitaciones.

Para mí fue increíble porque la previsión no era tan buena. Usamos XC Therm (xctherm.com) y ese día decía que había potencial para volar 120km – y al final volé casi 250km. ¡Aterrizar el Italia y comer pizza fue como un sueño! 

Volver
Volver

Lee más de este número

¿TIENES ALGO QUE CONTARNOS?

Si tienes noticas, imágenes excelentes o una historia, avísanos

CONTÁCTANOS

Inscríbete en nuestro boletín informativo y sé el primero en enterarte de los números nuevos y ofertas especiales. Te prometemos que no te enviaremos correo basura ni compartiremos tus datos personales.