Oro por equipos

miércoles 19 enero, 2022

From issue: Cross Country en Español 65 – Febrero-marzo 2022

EL entrenador Jocky Sanderson explica cómo el equipo británico ganó el mundial. Por Ed Ewing

“¡Fue como irse de viaje con los amigos!”, dijo Jocky Sanderson entre copas de vuelta en Gran Bretaña. En un bar lleno de gente en Kendal en el Lake District de Inglaterra, unos días después de haber celebrado la medalla de oro de Russell Ogden y por equipo en Argentina, no podía estar más feliz.

“Ya sé que no soy imparcial, pero sabía que teníamos los mejores pilotos del mundo”, dijo. Como mamá gallina que abraza a sus polluelos, rebosaba de entusiasmo. “Russ es increíblemente bueno”, dice, “merece ser campeón mundial”.

La dupla se conoce desde hace décadas y el respeto es mutuo. Como competidor, Jocky terminó de tercero en el mundial de 1995. Uno de los primeros pilotos de prueba profesionales, instruyó a cientos y quizás miles de pilotos en el arte de las incidencias, tanto en persona como con sus videos pedagógicos a lo largo de 25 años.

Como guía, ha acompañado a grupos por los mejores lugares de vuelo, desde Governador Valadares hasta Australia. También es director de competencia y se le conoce por hacer que los Abiertos Ozone sean impecables, con su humor en los briefings. Además, para quienes han estado bajo su tutela, Jocky es el pastor y los pilotos son su rebaño obediente.

Así fue en Argentina, donde Jocky fue entrenador y guía del equipo, que le permitía a los pilotos relajarse y hacer lo suyo. “Relajarse y tener tiempo libre es clave”, explicó, “pero también hace falta táctica, estrategia y buena comunicación”.

Para lograrlo, ayuda que los pilotos se lleven bien entre ellos, que es el caso del equipo británico. Puede sorprender que no sea obvio. Los conflictos dentro de un equipo ha destruido los sueños de podios y el parapente no es excepción. “Para que el equipo funcione bien, hay que querer hacerlo, no por ti, sino por tu compañero”, explica Jocky. “Eso es lo que hace a un equipo”.

Antes del evento, Jocky estaba convencido que el equipo tenía lo necesario para ganar. “Sebas Ospina estaba que ardía y ha ganado compes de alto nivel, Theo Warden es el campeón europeo y sigue volando excelente, aunque no había estado compitiendo mucho. Martin Long estaba activo y con ansias. Por último, Idris Birch acababa de ganar la liga británica de distancia con vuelos enormes”. La única desventaja es que no teníamos mujer. La opción obvia era Kirsty Cameron, pero se estaba concentrando en su nueva familia.

Juntos, el equipo estaba fusionado, no solo con la convicción de que Russell podría ganar, sino también porque Russell creía que el equipo podría ganar. “Para construir algo así, hay que creer en tus habilidades, en la zona de vuelo y en el resto del equipo. Todos deben estar familiarizados con las fortalezas y debilidades de los demás, unirse y discutir si es necesario y así rendir como equipo”.

Jocky aceptó el cargo de entrenador para el mundial en Macedonia del Norte en 2019, donde el equipo se ubicó de 8vo. “A pesar de tener experiencia para hacer podio, estuvimos de acuerdo que no nos fue bien por la comunicación, estrategia, trabajo en equipo y, en mi opinión, confianza”.

Para Argentina, Jocky y el equipo se propusieron resolver esos temas. Se compraron radios y micrófonos nuevos, desarrollaron estrategias y decidieron tácticas apropiadas. “Nuestra táctica principal era que todos volaran en el primer grupo e intentaran ganar la manga, pero también hicimos planes en caso de que el grupo se dividiera. Queríamos tener opciones para colocar los huevos en canastas diferentes”.

Compartir información fue clave. “Es muy importante. Los pilotos comparten información desde la delantera de las térmicas y desde la retaguardia de la posición de los pilotos y desde tierra, del viento”. La comunicación fue tan buena que otros entrenadores me hicieron comentarios de lo buena que era. “¡Me sentí halagado y orgulloso!”

En tierra, rastreaba los pilotos con la aplicación XC Guide. “Los seguía en vivo y les indicaba espacios aéreos o balizas”. El problema del espacio aéreo fue crítico en la quinta manga en la que 23 pilotos, incluyendo los campeones potenciales Seiko Fukuoka Naville y Luc Armant, entraron a un espacio aéreo y recibieron una penalización. “La regla era mantenerse a 100m y nuestros pilotos lo respetaron”, relató. “¡Otros equipos tenían márgenes de diez metros!” Fue una mezcla de horror con regocijo pícaro.

Añadió: “En un mundial, se sube de posición cuando se vuela bien pero también cuando otros pilotos cometen errores. Y se cometieron, por lo que los pilotos y equipos perdieron muchos puntos”.

Está orgullosísimo de su equipo y de cómo volaron. Por Idris por haber atacado y encontrado térmicas bajo, por Sebas o Theo por haber acompañado a Russell o por Martin por haber atacado y llegado a gol de sexto en la última manga. No podría elogiarlos más.

“¡El equipo británico es el mejor! ¡Russell Ogden es el campeón mundial! ¡Theo Warden es el campeón europeo! Se siente bien poder decir esas palabras”.

Volver
Volver

Lee más de este número

¿TIENES ALGO QUE CONTARNOS?

Si tienes noticas, imágenes excelentes o una historia, avísanos

CONTÁCTANOS

Inscríbete en nuestro boletín informativo y sé el primero en enterarte de los números nuevos y ofertas especiales. Te prometemos que no te enviaremos correo basura ni compartiremos tus datos personales.