Clima – Evento compuesto

viernes 24 septiembre, 2021

From issue: Cross Country en Español 62 – Octubre 2021

Una serie de desastres naturales sin precedentes azotaron el mundo los últimos meses. Hubo inundaciones graves en China y en Europa occidental, olas de calor y sequía en Norteamérica e incendios en el subártico.

Un informe anual del clima en Reino Unido indica que los eventos extremos se están haciendo comunes en el que alguna vez fue un clima templado. En agosto de 2020, hubo seis días consecutivos con temperaturas de 34ºC en el sur de Inglaterra, con cinco noches a más de 20ºC. En el futuro, en los veranos británicos habrá temperaturas superiores a los 40ºC con frecuencia, incluso si se limita el calentamiento global a 1,5ºC.

El récord de temperatura canadiense se rompió en junio de 2021 con 49,6ºC en Lytton, Columbia Británica – arrasada por los incendios unos días después.

Muchos de estos eventos han alarmado a los científicos. El récord de temperatura en Lytton, por ejemplo, estuvo muy por encima de los establecidos en olas de calor anteriores. Algunos científicos empiezan a preocuparse de haber subestimado lo rápido que cambiará el clima. ¿O será que malinterpretamos los eventos climáticos y la influencia del clima cada vez más cálido?

 

Todo está conectado

Las inundaciones y los incendios no son eventos discretos: son el resultado de innumerables interconexiones y ciclos de retroalimentación en el sistema de clima. Un ejemplo es las inundaciones espontáneas en Londres. La causa fue tormentas de verano, alimentadas por la convección, aire ascendente caliente de la superficie terrestre que se acumuló durante la ola de calor precedente y se sumó a los aguaceros que siguieron. Mientras tanto, los incendios forestales que devastaron el oeste de Estados Unidos son una catástrofe derivada de una sequía larga.

El clima de la Tierra es complejo, dinámico y caótico, con interacciones y flujos energéticos entre la tierra, el océano y la atmósfera. La idea de que los científicos pueden estudiar una parte de este sistema de forma aislada es errónea. Pero no siempre fue posible hacer un modelo ni entender todas estas complejidades, por lo que los científicos tuvieron que desglosarlas en partes manejables para que entraran dentro de sistemas lineales y modelos. Frecuentemente, se dividieron en las disciplinas en las que la mayoría estamos confinados hoy en día como ciencias atmosféricas, hidrología, ciencia del sistema Tierra o la ingeniería.

El resultado es que estamos acostumbrados a tratar cada peligro natural independiente del otro. Pero hace falta más que lluvia para producir una inundación y más que una chispa para producir un incendio arrasador. Todos los elementos del sistema de clima – y los peligros que produce – están conectados de una u otra forma.

 

Referencia cambiante

No es que estas interacciones y combinaciones sean nuevas, simplemente nunca pensamos que estuvieran tan conectadas. Pareciera alarmante cuando un desastre le sigue a otro, aparentemente cada vez más rápido. Esto se debe a que nos entrenan a pensar en los peligros climáticos de forma singular, enfocados en un solo tipo – una sequía o inundación, por ejemplo – a la vez. Prácticamente todas las evaluaciones subestiman los riesgos asociados con los eventos interconectados.

Pero a medida que el clima continúa a calentarse, el punto de partida cambia. La interacción entre estos peligros y sus causas también cambian rápido y dificultan la misma definición de eventos de clima extremo.

Hasta hace poco, la comunidad científica había ignorado las interconexiones entre eventos extremos. Pero cada vez se están realizando más investigaciones para trazar estas relaciones complejas.

 

Eventos compuestos

Este término fue adoptado por el Grupo Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) apenas en 2012 y describe los resultados de una combinación de causas que a la larga sobrepasan la capacidad de un sistema ya existente. Entre ellos, se encuentran eventos en los que un peligro como un incendio forestal ha empeorado debido a algo precondicionado por el ambiente, como una sequía.

La cautela de estos eventos compuestos debería influir en la forma en la que vivimos en un mundo más caliente. Hace falta más investigación en todas las disciplinas, así como nuevas formas de abordar la evaluación de riesgos de desastres y adaptación al cambio climático que observan todos los peligros ligados al clima y sus interacciones complejas y cambiantes. Las mejoras en los modelos de clima implican que podemos hacer más de este tipo de ciencia – la crisis climática nos obliga. 

Volver
Volver

Lee más de este número

¿TIENES ALGO QUE CONTARNOS?

Si tienes noticas, imágenes excelentes o una historia, avísanos

CONTÁCTANOS

Inscríbete en nuestro boletín informativo y sé el primero en enterarte de los números nuevos y ofertas especiales. Te prometemos que no te enviaremos correo basura ni compartiremos tus datos personales.