Clima – Aplicaciones vs. observación

lunes 18 octubre, 2021

From issue: Cross Country en Español 63 – Noviembre 2021

En agosto, hice una aventura de vuelo vivac alpina por cuarta vez junto a mi hijo Martin. Empezamos esta tradición padre-hijo en 2017 cuando tenía ocho años. Las reglas eran sencillas. Teníamos un punto de partida y una meta y generalmente unos siete días para intentar llegar. Una vez que arrancábamos, solo viajábamos a pie o volábamos. 

Este año, la meta era ir de Annecy en Francia a Zermatt en Suiza. Lamentablemente, el clima no estuvo genial: llegamos al final de los Aravis el primer día, pero apenas logramos hacer un par de vuelos de relación y mucha caminata.

De igual forma, nos divertimos mucho. La pregunta que quería hacerme es cómo se comparan las aplicaciones de clima con las condiciones reales.

 

Windy

Las dos aplicaciones que nos parecieron más útiles fueron Windy y Sat24. Windy es genial porque permite tener acceso a varias previsiones, tanto globales como regionales y permite revisar un parámetro en particular por altura y hora. 

También puedes escoger el modelo de donde quieras que venga la información. 

Para un pronóstico genérico, puedes comparar previsiones y ver cuáles modelos muestran lluvia y cuáles dan esperanzas de sol. De hecho, el tercer día hicimos una caminata larga bajo lluvia ligera pero casi constante por el valle de Chamonix hasta Col de Balme en la frontera franco-suiza. Este es un ejemplo de consistencia entre diversos pronósticos que generalmente conlleva a mayor confianza en estos. 

Las cosas se complican un poco cuando los pronósticos diferentes de Windy dan información opuesta. Es fácil ser optimista y creer en el que muestra sol. Sin embargo, es buena idea empezar a desarrollar una jerarquía personal de confianza para modelos diferentes. 

Windy ofrece varios pronósticos gratis: tres globales, uno en conjunto y uno regional. Los pronósticos globales son GFS, CEPMPM e ICON. Históricamente, CEPMPM ha sido mejor que GFS, así que confío más en el cuando veo incongruencias entre pronósticos 

 

MeteoBlue y AROME

MeteoBlue es un conjunto de modelos globales y regionales e incorpora inteligencia artificial. Es decir, evalúa márgenes de error de modelos y los compara a las observaciones de un lugar específico y ‘aprende’ para mejorar. En teoría, este tipo de modelo sería ideal porque imita parte del trabajo de un meteorólogo humano: mirar varios modelos, considerar los efectos locales, aplicar conocimientos y resumirlo en un pronóstico. 

Por otra parte, AROME es un modelo regional en Francia con resolución de 1,3km. En general, hace falta cuatro veces más resolución para mostrar fenómenos del relieve. Esto significa que una sombra orográfica del macizo del Mont Blanc, por ejemplo, debería mostrarse con precisión en este modelo. AROME solo muestra hasta 42 horas, pero se actualiza cinco veces al día. Debería, en teoría, corregirse en caso de clima que evolucione rápido. Este modelo conecta la brecha entre el pronóstico y la observación. Si en la mañana AROME mostraba lluvia a las 2pm, generalmente acertaba a una hora. 

 

Observación y efectos locales

Nos dimos cuenta que hicimos mucha observación lo que implicó revisar estaciones locales en Windy para revisar si el viento que sentíamos era localizado o más generalizado. También implicó ver imágenes satelitales en bucle para ver cuándo pasarían o llegarían las nubes. A pesar de que Windy tiene una opción satelital, preferíamos los gráficos de Sat24. 

Ninguno de los modelos muestra efectos locales como compresiones y venturis. Estos pueden hacer que haya velocidades de viento hasta tres veces más fuerte que el viento pronosticado a esa altura. 

Col de Balme fue un ejemplo perfecto. Pasamos la mejor parte de la mañana el cuarto día esperando que se calmara el viento de oeste o que las térmicas en la cara este lo contrarrestaran, pero no tuvimos suerte. Según la previsión, parecía un día postfrontal decente, pero en cambio fue un día de caminata. 

Esa noche hubo viento fuerte, que puso a prueba nuestra tienda de menos de un kilo a 2600m. Descifré que era una mezcla de viento oeste y flujo catabático fuerte de los glaciares y campos de nieve enormes al este del macizo. 

El quinto día, el viento bajó unas horas antes del amanecer; sin embargo, todavía había viento de oeste en altura según lo indicaban los primeros cúmulos. El día permitió hacer distancia en altura, pero alcanzamos a ver una inversión fuerte en el valle de Rhône a lo lejos con un estrato que solo desapareció a principios de tarde. Eventualmente llegamos a Verbier, pero vimos parapentes hundirse a las 3pm. Aterrizamos en una colina a 1600m y pasamos el resto de la tarde caminando hasta 2950m. 

El sexto día parecía esperanzador hasta mediodía, pero hubo viento fuerte desde temprano en la mañana y aumentó y llovió en la tarde. Caminamos desde la mañana hasta que llovió a las 3pm. Caminamos desde temprano en la mañana hasta las 3pm. 

El séptimo día caminamos hasta un buen despegue, pero el techo no subía. Tardó un rato y no logramos volar sino hasta las 3pm. Sabía que en el valle de Rhône el viento se acelera en la tarde, pero la lluvia del día anterior me dio esperanzas de que no estaría ridículamente fuerte. Cuando se despejaron las nubes el viento de oeste y la brisa de valle se alinearon pero no era exagerado. Volamos viento en cola y nos detuvimos a remontar cuando pudimos. 

Terminamos el vivac hundidos después de Sierre y en Leuk, 10km más lejos que dos años antes, pero lejos de Zermatt. A pesar de no haber llegado a la meta otra vez, la aventura fue genial ¡y volveremos a intentarlo en 2022! 

Volver
Volver

Lee más de este número

¿TIENES ALGO QUE CONTARNOS?

Si tienes noticas, imágenes excelentes o una historia, avísanos

CONTÁCTANOS

Inscríbete en nuestro boletín informativo y sé el primero en enterarte de los números nuevos y ofertas especiales. Te prometemos que no te enviaremos correo basura ni compartiremos tus datos personales.