Sacando cuentas

sábado 12 marzo, 2022

From issue: Cross Country en Español 66 – Abril 2022

Vuelas distancia pero, ¿lo haces tan bien como podrías? Rob Davis explica cómo usar las trazas de vuelo en línea para comparar el rendimiento entre pilotos y parapenteS

Todavía recuerdo la euforia de mi primer vuelo de distancia hace 28 años como si fuera ayer. La emoción de subir y bajar; la vista; el frío en las manos; volar con planeadores y eventualmente, el aterrizaje a salvo en un terreno irregular. He aprendido lentamente desde entonces.

A lo largo de los años, nunca estuve seguro si volaba bien o no. ¿Era un piloto rápido o lento? ¿Cómo eran mis habilidades para tomar decisiones? Sospecho que todos tenemos una velocidad ‘natural’ para volar distancia y no sabía dónde estaba dentro de ese espectro. ¿Quizás los pilotos más rápidos estén preparados para arriesgar más y los lentos son más conservadores? ¿Quizás cambiamos según nuestro humor? Sería bueno saberlo. Pero, ¿cómo se mide? 

Al igual que muchos pilotos, siempre he intentado reflexionar acerca del vuelo posteriormente e identificar los aprendizajes. Estos son importantes para ayudar a mejorar el vuelo e intento archivarlos en mi memoria para recuperarlos en el momento apropiado. También tengo una bitácora para reforzar el aprendizaje y consultarla después. Pero, ¿cómo identificar el aprendizaje? ¿Qué hacer después de un vuelo de distancia en cuanto a análisis?

A continuación, un esquema que he desarrollado a lo largo de los años para intentar maximizar mi comprensión de cada vuelo de distancia. Creo que hay dos zonas generales que revisar. Primero, están los aspectos subjetivos, inmesurables. Segundo, veremos los datos objetivos y mensurables específicos al vuelo.

 

Aspectos subjetivos

Escogencia del lugar: Puede hacer una gran diferencia dependiendo de lo que quieras lograr. Si quieres hacer el máximo de distancia, es importante ir a un despegue con historial de vuelos de distancia decentes. Si quieres hacer un triángulo, ve a una zona que funcione bien con poco o nada de viento. Prepárate a viajar para ir al lugar adecuado. ¿Fuiste al lugar adecuado en el momento adecuado? 

Hora y técnica de despegue: En días con cero o poco viento, despegar en el momento adecuado es crucial. ¿Lo hiciste bien? ¿Qué hizo que despegaras cuando lo hiciste? ¿Qué técnica de despegue escogiste y por qué? ¿Fue la correcta?

Aves: ¿Giraste con aves? ¿Aves de rapiña o cazainsectos? ¿Te ayudaron otras especies de aves, como gaviotas? Algunas aves son más confiables que otras para detectar ascendencias. Prepárate a volar a un ángulo recto o incluso regresar de donde venías si crees que hay buena ascendencia.

Otros objetos voladores: Los trozos de paja, hojas y telarañas pueden ayudar a marcar térmicas – ¿viste alguna?

Vista: Debes tener recuerdos maravillosos. ¿Disfrutaste del momento?

Hitos: Siempre es bueno tener una idea de lo que ves en tierra y los mapas ayudan. Vale la pena tener estaciones de tren marcadas en el mapa que uses para navegar porque las vías son fáciles de ver y las estaciones te pueden ayudar a regresar a casa. ¿Estabas consciente de tu posición todo el tiempo?

Colapsos: ¿Tuviste alguno? ¿Hubo alguna advertencia que pasaste por alto o a la que no reaccionaste? ¿Salieron los colapsos sin problemas? ¿Te desconcertaron y afectaron el vuelo posteriormente? ¿Aterrizaste por eso?

Aterrizaje: ¿Tuviste que aterrizar (ganas de ir al baño) o podías haberla sacado de abajo? ¿Escogiste un buen aterrizaje sin cables, obstáculos y caballos? ¿Escogiste un lugar específico para aterrizar y aterrizaste máximo a 10m del mismo? ¿Aterrizaste de pie?

Disfrute: El vuelo de distancia es un privilegio y no importa lo larga o corta de la distancia, hiciste un vuelo excelente. Los mejores pilotos son los que más se divierten. Date una palmadita en la espalda y sonríe. Cualquier vuelo con un despegue, transición y aterrizaje seguros es un éxito. Si los demás siguen volando, deséales lo mejor y recuerda que siempre habrá otro día y puede que las cosas sean al revés la próxima. 

Análisis objetivo de vuelo

Antes de ahondar en cada parámetro, recuerda que parte o todos estos datos también están disponibles para otros pilotos que vuelen distancia del mismo lugar el mismo día en las diversas ligas en línea. Esto permite compararse con otros pilotos, lo que puede darte un punto de referencia de cómo te va en el vuelo de distancia. Entre los parámetros de cualquier vuelo de distancia medido por tus instrumentos y disponibles para que los analices después están:

Distancia: Todas las ligas dan puntos por kilómetro, con diversos multiplicadores según el tipo de vuelo. La distancia es un buen indicador de tu habilidad de vuelo. ¿Qué tan lejos volaste con respecto a los demás el día en cuestión?

Duración del vuelo: Los vuelos largos están considerados una referencia de competencia, pero a menos que los veas junto a la distancia, no son de gran utilidad solos.

Altura máxima: Es importante saber que estás llegando hasta lo más alto de las térmicas. Mientras más alto subas, más lejos podrás llegar. ¿Qué tan alto subieron los demás?

Ascendencia máxima: ¿Estás yendo a la parte más fuerte del núcleo? ¿Cómo se compara con los demás pilotos? (Recuerda que al despegar con torno la tasa de ascenso máxima será muy alta al principio del vuelo. Es poco probable que la intensidad natural de las térmicas sea tan alta).

Velocidad máxima: Indicador de la fuerza del viento y uso del acelerador. ¿Cuánto acelerador usaste?

Ascendencia total (acumulada durante el vuelo): La altura total ganada en térmica. ¿Cómo se compara con los demás? ¿Qué muestra? Ya hablaremos más al respecto.

Velocidad promedio (distancia / tiempo): (La velocidad promedio del despegue al aterrizaje, no del parapente). ¿Volaste más rápido o más lento que los demás? Volar rápido, pero bajo es mala estrategia. ¿No será mejor lento pero constante? El tipo de día puede tener que ver porque generalmente se vuela más lento en días azules.

Gráfico de altura contra distancia (fig. 1): Un patrón dentado de gran amplitud significará bastantes sacadas de abajo – nada bueno para la tensión. Una línea horizontal ondulada bastante alta significará que la mayor parte del tiempo rasgas a base de nube. Es mucho más fácil para los nervios y te libera espacio mental para decisiones estratégicas. El vuelo en grupo muestra casi un reflejo de la altura (fig. 2).

Una traza que muestre la ruta sobre el suelo y el terreno: Es interesante ver en detalle cómo volar en zigzag e incluso viento en contra para encontrar térmicas puede ser una estrategia importante durante cualquier vuelo de distancia exitoso. Volar en línea recta hacia un hueco azul y terminar aterrizado no ayuda.

Traza 3D: Con un programa, puedes combinar los dos elementos anteriores para lograr una traza 3D. Puedes cargar la traza de otros pilotos, así como la tuya, y revivir el vuelo en cámara rápida. Puede ser de ayuda ver dónde tomaste decisiones diferentes a las de otros pilotos, ¡lo que puede haber sido bueno o malo!

 

Las tres fases de vuelo

Lo anterior es útil, pero sigue teniendo limitaciones. Lo que en realidad quieres ver es qué tan eficiente vuelas distancia en comparación con otros pilotos. Lo ideal es que esos pilotos vuelen distancia el mismo día, del mismo despegue, tener buen nivel (porque ahí es donde quieres estar) y volar el mismo tipo de parapente. Pero si son pilotos de alto nivel, puede que vuelen un ala de otro nivel con mejor rendimiento. ¿Cómo te adaptas a eso?

Para ver con mayor detalle cualquier vuelo de distancia, vale la pena dividirlo en tres fases.

La fase 1 es la fase de ‘pez de arrecife’. Lo más común es que sea el tiempo pasado en remontar la ladera e intentar encontrar y establecerse en la primera térmica decente. Si hay, digamos, una periodicidad de térmicas turbulentas cada 10 minutos aproximadamente, esperarías alejarte de la ladera al principio del vuelo. Es la térmica que te permitirá alejarte del despegue y empezar tu aventura de distancia. Esta fase de vuelo debería ser corta en un vuelo decente.

Las fases 2 y 3 se intercambian a lo largo del vuelo. Son giro en térmica y transición. Hay una última fase, aterrizaje, que si luchas para remontar desde el suelo, es en realidad el final del último planeo. La excepción es que si vuelas a un gol predefinido, habrá una Fase 4 diferente, el planeo final.

Quiero concentrarme en las dos fases intermedias del vuelo de distancia, porque es lo importante cuando te mantienes en vuelo y cubres distancia. Es aquí cuando ser eficiente en térmica, en transición y tu habilidad para encontrar térmicas hará la diferencia en la distancia de tu vuelo. Mientras más eficiente, más lejos deberías volar.

Para hacerlo, necesitas altura porque la altura se traduce en distancia en transición. Así que si sumamos todas las ganancias de altura en térmica y lo dividimos entre la distancia que volaste, tendrás una proporción de pies o metros ganados por kilómetro volado. 

Como insinué anteriormente, la altura total ganada de cada vuelo la miden los instrumentos, así como la distancia volada. Así que ahora tenemos una herramienta que podemos usar para comparar tu propio rendimiento con el de los demás pilotos: ‘La proporción de equivalencia de kilómetro-ascendencia en vuelo’ (FER, por sus siglas en inglés). A menor proporción, más eficiente es tu vuelo de distancia. 

Pero, ¿cómo se toma en cuenta el sesgo de otros parapentes que tengan mejor o peor rendimiento que el tuyo y el efecto del viento? Hay que hacer grandes suposiciones, pero en general, creo que siguen siendo válidas:

 

Ejemplos teóricos 

Empezaré con las diferencias entre parapentes EN-D (tasa de planeo supuesta de 10) y los EN-B (tasa de planeo supuesta de 8).

Conclusión

Haciendo un resumen a partir de los ejemplos teóricos anteriores, podemos predecir que:

Basta de teoría, ¿cómo se traduce en la práctica?  Vi algunos de mis vuelos de distancia de hace unos años y comparé las FER con las de otros pilotos el mismo día en el mismo lugar. Dividí los vuelos en días con cero viento (triángulos), poco viento, viento promedio y días excepcionales y también vi los tipos de alas que volaban (Tabla 1).

Lo que hallé muestra una diferencia máxima entre las relaciones en días con cero viento, con generalmente, menor diferencia a medida que aumenta la fuerza del viento. Generalmente, había una disminución de las FER de las EN B a las EN D en todas las intensidades de viento (los números eran muy bajos para una o dos categorías y podrían interpretarse como anomalías).

Podemos añadir otros datos a la tabla, que muestra la velocidad promedio y la distancia volada (Tabla 2). Estos datos muestran que la FER disminuye a medida que aumenta el viento y también disminuye con alas con mejor rendimiento. Esto corrobora los cálculos teóricos que se muestran arriba. 

He suministrado algunos valores FER esperados de referencia para vuelos de distancia con alas de diferentes clases con diferentes intensidades de viento, con las que puedes comparar tus propios datos. Ten en cuenta que la cantidad de vuelos que usé para estas tablas fue reducido y recomiendo recopilar tus propios datos en días que vueles y calcular las FER para tus vuelos y los de los demás. 

Si aceptas mis suposiciones, creo que la FER será una herramienta útil para comparar tus propios vuelos con los de los demás y espero que te ayuden a entender y mejorar tus vuelos de distancia. 

Volver
Volver

Lee más de este número

¿TIENES ALGO QUE CONTARNOS?

Si tienes noticas, imágenes excelentes o una historia, avísanos

CONTÁCTANOS

Inscríbete en nuestro boletín informativo y sé el primero en enterarte de los números nuevos y ofertas especiales. Te prometemos que no te enviaremos correo basura ni compartiremos tus datos personales.